ver menu

UPA

Víctor Manuel, agricultor: “Aprender sobre frutos rojos en Huelva es como ir a la mejor universidad de Europa”

UPA - 20/01/2021

Sobre el ‘erasmus agrario’: “Si tuviese que escoger una palabra sería: increíble”. Víctor es un joven de Asturias que ha viajado a Huelva a mejorar como agricultor. Nos cuenta su experiencia.

UPA irá publicando entrevistas con alumnos del ‘erasmus agrario’, en las que conoceremos sus experiencias personales. En esta primera entrevista aporta sus reflexiones Víctor Manuel Mínguez Fernández, de 37 años, agricultor de frambuesa en Noreña (Asturias), que se ha formado en una explotación dedicada a frutos rojos en Moguer (Huelva), cuyo titular es otro joven agricultor.

¿Vienes de una familia de agricultores?

No, soy el primero. Soy licenciado en Geología y trabajaba recorriendo España para una empresa asturiana, solo podía pasar en casa los fines de semana. Pero en 2016 la empresa cerró y todas las ofertas de trabajo que encontraba eran para viajar por España y el extranjero. Quería algo más estable y por eso decidí emprender con un compañero de mi último trabajo, quien ya tenía experiencia en agricultura. En Asturias había algo de frutos rojos, pero muy poco. Como referencia, en Andalucía hay más de 2.000 hectáreas y en Asturias solo seis. Nosotros tenemos tres mil metros de invernadero para producir frambuesa en suelo.

¿Dónde has ido a formarte y por qué?

He venido a Moguer, en Huelva. Mi anfitrión se llama Cristian. Tiene 27 años y cultiva en hidropónico. Yo quiero expandirme y tengo la opción de alquilar una explotación de fresa en hidropónico, pero ni mi compañero ni yo sabíamos nada sobre cómo cultivar de esta forma. Por eso quería venir y aprender.

¿Cómo valoras la visita de formación que has realizado?

Si tuviese que escoger una palabra sería “increíble”. Huelva es la zona de Europa con más superficie de cultivo de frutos rojos, es como si un estudiante de Erasmus va a la mejor universidad de toda Europa.

victor-manuel-huelva-2

Cristian y Víctor Manuel, durante su formación en Huelva.

¿Crees que la visita te servirá para mejorar como agricultor?

Sí. Estoy aprendiendo mucho sobre estructuras y tutores, sobre la valoración de costes de recolección y mano de obra… También sobre cómo tratar a la planta y las plagas. Yo en Asturias uso solo lucha biológica porque con tan poca superficie no me puedo permitir el plazo de seguridad que requieren los fitosanitarios, y aquí en Huelva saben un montón sobre ello.

Lo malo de la lucha biológica es que tiene unos costes bastante elevados. Pero aquí he podido ver que están poniendo reservorios de plantas para que los depredadores naturales de las plagas vivan en ellos. Creo que incorporaremos esto en nuestra explotación porque abarata mucho los costes.

¿Qué cambiarías o mejorarías para futuras visitas formativas?

De momento, respecto al programa, no tengo queja ninguna. Está siendo muy didáctico y sobre todo práctico. No me han sentado frente a una pizarra, sino que estoy aprendiendo a pie de campo. Es justo lo que quería porque, ya se sabe, el papel lo aguanta todo.

¿Crees que la duración es suficiente?

En mi caso pierdo dos días en viajar entre Asturias y Huelva. Así que solo estoy tres días de visita formativa. Sí, necesitaría algo más de tiempo. Pero, de todas formas, estoy aprovechando al máximo esta oportunidad y creo que incluso siendo tan breve está siendo muy beneficiosa.

¿Cómo crees que os tratan a los jóvenes agricultores?

Respecto a las Administraciones, en Asturias, y por lo que veo aquí también, hay muchas ayudas para establecerse como agricultor. El problema es la burocracia posterior. Llega un momento en el que necesitas ayuda externa porque te desborda.

En el sector, a veces todo es pesimismo, la agricultura todo son problemas…, ¿cómo lo ves tú?

Yo, al trabajar a nivel local, tengo menos problemas. Comercializo mi producto en una superficie asturiana y tengo unos precios establecidos, así que no tengo que enfrentarme al problema de producir por debajo de coste, como los compañeros de Huelva. Es algo contra lo que la ley debería ser tajante.

El primer ‘erasmus agrario’, un programa piloto que irá a más en 2021

El ‘erasmus agrario’, denominado formalmente Programa de Visitas Formativas de Jóvenes Agricultores a Explotaciones Modelo, financiado por el Ministerio de Agricultura y en el que colaboran UPA y las cooperativas, ha concluido con un balance muy positivo, sentando las bases para el desarrollo de este programa en 2021, cuando se espera que llegue a muchos más beneficiarios.

Las visitas formativas han consistido en viajes y estancias en explotaciones agrarias, situadas en una comunidad autónoma distinta a la de origen del solicitante. En 2020, primer año de programa, 51 explotaciones han abierto sus puertas a los jóvenes que forman parte de la iniciativa. Las visitas han durado entre 5 y 14 días, y los jóvenes han recibido siete horas de formación diaria. Los requisitos para acceder al programa han sido tener menos de 41 años y haberse incorporado a la agricultura o ganadería después del 1 de enero de 2015.

Buscar noticias

buscar
mostrar todas